¿Cómo entré en tu barriga?

¿Cuántas veces contamos las madres nuestro parto a lo largo de la vida? Entre mujeres, seguramente bastantes. Es una de esas conversaciones mediante las que alimentamos la empatía, ingrediente fundamental de nuestras relaciones.

A G le encantaba que le contaran cómo nació. Siempre le decía que tardó tanto en venir al mundo, que parecía que no tenía ganas de llegar. Recuerdo que con tres años me preguntaba… mami… ¿Cómo entré en tu barriga?

Llegamos al hospital, y como se dice vulgarmente, la cosa estaba verde… Yo no quería dormir, estaba en alerta. Recuerdo las alucinaciones en quirófano por el cansancio. Podía ver toda clase de enormes insectos recorriendo las paredes. Recuerdo el frío intenso y también el cariño y el reconfortante cuidado de C, que no se despegó de mí un solo momento. Lo conseguimos… ¡Pero fue al día siguiente! A las cinco y veinte de la tarde del día 11 de septiembre, nacía G.

De ese día, no recuerdo otro olor que el de mi hijo… El papá fue quien lo sostuvo por primera vez, para entregármelo con máxima dulzura mientras nos mirábamos emocionados. Una vez limpio y vestido, salió a la sala de espera el primer bebé de una nueva generación. Recuerdo que mi padre lloraba…

Autora: annacarrera.com

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar