Capítulo 7. Judit

1995

Emocionante. Granada. Bellas Artes. Piso compartido. Nueva vida. Vida de adulta… Sin embargo, no me da vértigo. En absoluto. Más bien estoy ansiosa de comenzar esta etapa. Además, en compañía de Fabio, será tan divertido… Estoy feliz.

_Hola, niña. ¿Qué tal? Vaya, te veo animada con esta música. ¡Oh! ¿Ya has acabado de ordenarlo todo? No te queda ni una caja. Menuda prisa te has dado.

_Sí, ya sabes… Cuanto antes convirtamos en hogar este cuchitril, mejor nos vamos a sentir. Buena música cubana para animarse, y pim pam, listo.

_Desde luego, en cuatro días ha dado un buen cambio… He subido algo de cenar. ¿Tienes hambre? ¿Una cervecita?

_¡Claro! Qué bien, Fabio. Uf, tengo hambre de loba. ¿Aquí fuera, en el balcón? Hace un día espléndido. Qué maravilla de ciudad. Mira, se ve un trocito de la Alhambra…

_Cierto. Yo saco los platos… Sí, hace una tarde increíble.

_¡Ah! ¿Sabes? Han llamado hoy para confirmarme el trabajo en la gestoría. No suena muy motivador, pero es un comienzo… Lo tuyo también está cerrado, ¿no?

_Sí, amiga. Parece que al menos ya tenemos para el alquiler… Oye, en el patio podemos plantar unas lechugas y unas verduritas… De algo nos tiene que servir ser de pueblo.

_No sé si tendremos mucho tiempo para cuidarlas… el trabajo, la uni… Bueno, probamos… para unas ensaladas nos dará, por si el sueldo no llega…

_Eso no me preocupa, con lo cocinillas que tú eres, comeremos de lujo por poco dinero. Esos estofados y potajitos que te guisas, con cuatro restos…

_Herencia de mi madre… Es verdad, qué rico un potaje de legumbres, pero con verduras, ¿eh? De los del sur. Oye, se me olvidaba decirte… he visto a Nieves, aquella amiga que vive aquí, en Granada. Ha sido un café rápido, pero si te parece bien, quedamos un día para tomar unas cañas juntos.

_¡Ah! La sobrina de Amelia, la amiga de tu madre, ¿no? Pues claro. Tengo ganas de conocerla. Siempre he oído hablar de ellas…

_Eso es. Me ha encantado volver a verla. Recuerdo que venía de vez en cuando con sus padres al pueblo. Mi madre siempre se emocionaba al verlas, supongo que por Amelia, que murío tan joven. Ha sido un rato agradable, como si no hubiese pasado el tiempo. Pero… el caso es que antes de despedirnos la he encontrado un poco rara. Me ha preguntado si mi madre me había contado algo más de su tía… No sé, hay algo misterioso alrededor de Amelia, siempre lo he intuido.

_¿Quieres decir? Ese sexto sentido tuyo… no siempre acierta.

_Puede, pero Nieves ha insinuado algo, y creo que es el momento de hablarlo.

_Bueno, a ver si deshago un par de cajas, que ya me has tomado la delantera, y no quiero que te pongas nerviosa con tanto trasto de por medio… que te conozco.

_Así me gusta. Mmm… ¿Qué te iba a decir? ¡Ah! Sí. Mañana podríamos ir al Museo de Bellas Artes. Hace un par de años remodelaron la planta baja del palacio para ubicar el museo de la Alhambra. Luego podemos comer en casa y te ayudo a acabar de ordenarlo todo. ¡Empezamos las clases en diez días! ¿No estás emocionado?

_Sí, claro. No sé si tanto como tú, je je. Pero sí, es emocionante… Hecho, mañana al museo. Y luego podrías hacer una de esas pastas tuyas tan ricas… Con una botellita de vino. Aún me queda uno de esos Cune que te gustan tanto.

_Buen plan de domingo, sí señor. Me voy a dar una ducha y a leer un rato. Buenas noches, Fabio.

_Buenas noches, Giuditta.

Uf, ahora sí que noto el cansancio… Mañana por la tarde me gustaría montar mi rincón de trabajo… Tengo que estar a punto.

Por dónde iba… Las pirámides de Egipto representan la vida más allá de la muerte. El arte griego y romano, el realismo filosófico, con su pintura y escultura mitológica.

La arquitectura greco romana, como la tumba de Artemisa, expresaba la opulencia de las clases privilegiadas. El arte para los griegos, “saber hacer”, según Aristóteles, la capacidad orientada por la razón para producir objetos, hoy llamada técnica…

Kant distingue entre el arte mecánico y el estético y bello, que procura placer intelectual. La filosofía escolástica, en la Edad Media, dedicada a los dogmas religiosos… El Renacimiento, gran movimiento humanista de vuelta a los cánones clásicos, con su máximo esplendor en Italia, con el mecenazgo y epicentro en Florencia.

Italia, Florencia, mi sueño…

Y el Impresionismo… la rebelión contra las leyes académicas, la exclusión del conocimiento teórico, la búsqueda de la intuición, la poesía en los objetos humildes… Una gran revolución plástica que inició el camino del arte moderno hacia el cubismo, el expresionismo, el simbolismo…

Filosofía del arte… Deberíamos reflexionar sobre la creación artística, esa necesidad de expresión inherente al ser humano. Esa que debería estar al alcance de cualquiera, aunque fuera sin pretender más gratificación que compartir y crecer. Los lenguajes, los procedimientos, las técnicas, la exploración… La manifestación de la idea, del mundo emocional y psicológico, del individuo, del colectivo… La conciencia social, la memoria… la memoria…

Autora: annacarrera.com

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer

Sliding Sidebar